Este ha sido el año de los 3 hermanos. Hemos tenido muchas familias esperando a un tercer bebé. Nuestra entrada de blog de hoy va dedicada a todos ellos, pero en concreto a una súper familia a la que tenemos mucho mucho cariño. Y no es para menos, porque llevan a nuestro lado desde que empezamos hace 7 añitos, y ya son 9 veces las que han pasado por delante de nuestro objetivo. Si algún fotógrafo que está empezando en el mundillo está leyendo esto, y se pregunta cómo es posible llegar a tener un cliente tan fiel, tan solo podemos deciros que hay clientes que se convierten en amigos. Por muy profesional que seas, por mucha distancia que tomes. A veces, los clientes vienen para quedarse y formar parte de tu vida. Y ellos son el claro ejemplo.

Cuando aún ni siquiera teníamos estudio, allá por el 2014, Maite y Alain contactaron con nosotros por email (aún los tenemos guardados, somos así de frikis!) pidiendo que nos acercáramos a su casa a hacer fotos a Telmo, que por aquel entonces habría cumplido los 7 u 8 meses. Hay sesiones que marcan, que tienes como referencia. La suya fue una de ellas.

A partir de entonces les hemos visto cada año. Hemos visto crecer a su peque y también les hemos visto crecer como familia. Después de Telmo, que siempre fue el típico bebé sonriente,  vino Maddi: Una pequeña ciruelita de pelos alborotados que se guardaba las sonrisas para cuando no le estás mirando. Pero siempre conseguimos hacerle reír 🙂

Collage de Telmo y Maddi 1200x1604 - Sesión de fotos de familia en Barakaldo

7 años más tarde, están esperando a una niña, Amaiur, a la que tendremos la suerte de conocer y fotografiar en unas pocas semanas. Estamos emocionados y seguros de que va a ser un momento increíble, ahora que Telmo y Maddi ya han crecido… tener otra hermana va a ser lo más para ellos! <3

Así que nada, como no podía ser de otra manera, hoy os enseñamos su última sesión de familia siendo 4 y una barriguita. Sin duda es el reportaje más lifestyle que hemos hecho con ellos. En el que más naturales les hemos captado!  Será la confianza. Será que hicimos las fotos a todo meter en una hora porque venía una tormenta pisándonos los talones. Sea lo que fuere, lo pasamos genial, hicimos de todo, sudamos la gota bailando y saltando.  Sobre todo corriendo de vuelta al coche para no mojarnos (aunque llegamos chorreando de la lluvia). Y terminamos tomando unas tortillas y un colacao en el chiringuito mientras recordábamos las anteriores sesiones.

Gracias chicos, por tanto. Por confiar en nosotros año tras año. 

sesión de fotos de familia en barakaldo 1 - Sesión de fotos de familia en Barakaldo
sesión de fotos de familia en barakaldo 2 - Sesión de fotos de familia en Barakaldo
sesión de fotos de familia en barakaldo 3 - Sesión de fotos de familia en Barakaldo
sesión de fotos de familia en barakaldo 4 - Sesión de fotos de familia en Barakaldo
sesión de fotos de familia en barakaldo 5 - Sesión de fotos de familia en Barakaldo
sesión de fotos de familia en barakaldo 6 - Sesión de fotos de familia en Barakaldo
sesión de fotos de familia en barakaldo 7 - Sesión de fotos de familia en Barakaldo
sesión de fotos de familia en barakaldo 8 - Sesión de fotos de familia en Barakaldo
sesión de fotos de familia en barakaldo 9 - Sesión de fotos de familia en Barakaldo
sesión de fotos de familia en barakaldo 10 - Sesión de fotos de familia en Barakaldo

Leave A

Comment